Cómo ser feliz: ser agradecido

Enero 6, 2017

thankyouu

“Tenía 70 millones de dólares y estaba deprimido porque quería 100” – me contó un amigo hace algunos años mientras cenábamos luego de una conferencia en Nueva York.

Él había logrado, literalmente, acumular decenas de millones de dólares, pero sentía que no valía como persona, que necesitaba al menos cien millones de dólares. Su desesperación, su angustia, su estrés y su constante cuestionamiento sobre quién era, qué había logrado y cuánto valía como persona lo llevó a la depresión y a la bancarrota.

“Terminé con $432 dólares en mi cuenta bancaria” – me contó. “Recuerdo ir al cajero automático, ver mi saldo y pensar ¿qué hice?” – terminó de decirme. Por supuesto, luego de algunos años logró recuperar su fortuna e incluso duplicarla.Pero esta vez hizo las cosas diferentes, completamente diferente. Y, parte del cambio, involucra lo que hoy quiero compartir.

Cómo Ser Feliz: Ser Agradecido

Cuando cuento esta historia la mayoría de personas se sorprende y piensa:“Qué loco, con 70 millones de dólares yo estaría feliz”

Y entonces les pregunto: ¿Están ganando hoy más dinero que ayer?. El 90% dice que si. Y luego les pregunto:¿Y hoy están más felices? ¿Menos estresados? ¿Se sienten más libres? ¿Menos frustrados?

La respuesta suele quitarnos la sonrisa a todos los presentes, incluido mi equipo y yo: “No”. Tu vida hoy es mejor que ayer y sin embargo…

Verás, la mayoría de nosotros hoy estamos viviendo infinitamente mejor que ayer y, sin embargo, nos sentimos igual o peor que antes. El estrés continúa, la ansiedad se mantiene, los “correteos” de un lado otro están ahí y la frustración y la preocupación es ingrediente diario de nuestra vida.

Y aún cuando creas que financieramente no te va mejor (que lo dudo), piensa en cuánto ha mejorado la relación con tu pareja, la relación con tu familia. O piensa en las habilidades que has desarollado, las experiencias que has vivido, los retos que has superado.

Tu vida no es perfecta, y si de algo te sirve, nunca lo será.

Tu vida es buena:

Tienes amistades con las que disfrutas tus fines de semana, tienes personas que te aman, tienes una cama donde dormir, tuviste que desayunar el día de hoy, tendrás que almorzar y cenar hoy.

Tienes con qué abrigarte del frío, tienes conexión de internet (el 60% de la población no tiene), tienes ojos para ver, para apreciar lo que te rodea.

Tienes la capacidad de soñar, tienes la posibilidad de mejorar, tienes libertad, oportunidad y, a fin de cuentas, tienes vida: estás con vida.

Esto es lo que falta: cultivar el agradecimiento

¿Qué es lo falta entonces para ser felices – realmente felices? … cultivar el agradecimiento.

  • Falta que te detengas al menos un segundo al día para pensar en aquello que hoy tienes en tu vida, para agradecer por ello.
  • Falta que reconozcas lo que has logrado, los retos que has superado, las personas que has conocido, los avances que has dado.
  • Falta recordar las experiencias que has vivido, los momentos mágicos por los cuales has pasado, aquellos que hacen que la vida valga la pena.

Necesitamos empezar a cultivar el agradecimiento en nuestras vidas.

  • Sentirte agradecido(a) es la única forma de sentirte realmente feliz.
  • Sentirte agradecido(a) es la única forma de sonreír en los momentos en los que más lo necesitas.
  • Sentirte agradecido(a) te dará la energía para continuar progresando en tu vida y la sabiduría para reconocer este progreso.
  • Sentirte agradecido(a) eliminará cualquier frustración y te dará la claridad que necesitas para superarla.

Créeme:

No importa la cantidad de dinero que ganes, el peso que tengas, la apariencia que luzcas, el puesto que mantengas, el carro que conduzcas, la casa en la que vivas, la mujer o el hombre con el que te cases si no puedes sentirte agradecido(a) por ello n-o s-e-r-a-s f-e-l- i-z.

Porque mientras no tengas la capacidad de agradecer por lo que hoy tengas, tampoco podrás apreciar lo que consigas en el futuro.

Conoce el último de los fracasos

El último de los fracasos: tener éxito pero no ser feliz, por lo cual cultiva el agradecimiento.

No importa la situación por la que estés pasando (buena o mala) si logras identificar aquel pequeño detalle por el cual te sientes completamente agradecido(a) habrás, entonces, ganado el juego de la vida.

Si Alicia Herz-Sommer, una pianista profesional quien vió como los nazis mataron a su madre y a su padre frente a sus ojos y fue mantenida en cautiverio junto a su hijo en un campo de concentración durante años para que tocara para ellos, vivió feliz hasta los 110 años de edad fue por una sola razón.

La razón que ella personalmente compartió en un entrevista que le hicieron a los 103 años de edad para un documental llamado “un centenario de sabiduría”, en el que dijo:

Mi mamá me enseñó a ser agradecida, por todo. Vivo feliz, sin rencor, porque cada día pienso en aquello de lo cual estoy agradecida”.

¿Cómo podemos ser agradecidos?

Contrario a lo que muchas personas creerían, no es fácil, toma tiempo y esfuerzo, mucho esfuerzo.Un amigo me escribió y me dijo: “No puedo ser agradecido. No entiendo cómo hacerlo. No se cómo sentirme agradecido”.

Le expliqué que no era el único, que el agradecimiento se cultiva. Qué es un músculo como cualquier otro. La forma de empezar a cultivarlo:

“La Primera Pregunta del Día”

La Primera Pregunta del Día es la forma más fácil y efectiva para cultivar al agradecimiento en tu vida. Esta técnica consiste en preguntarte al despertar (antes de hacer cualquier otra cosa) la siguiente pregunta:

¿Cuáles son tres cosas de las cuales me siento agradecido(a) en mi vida el día de hoy?

Cualquiera sea el día, el lugar o la hora en la que despiertes lo único que debes hacer es hacerte esta pregunta y pensar en la respuesta. Lo más probable es que en un inicio no se te ocurra nada, que pienses en los problemas, en las tareas del día a día, en los pendientes o lo que fuera.

No importa, solo vuelve a hacerte la misma pregunta con un pequeño cambio:

¿Cuáles son tres cosas de las cuales podría sentirme agradecido(a) en este momento?

Piensa en tres cosas, cualquiera: pequeñas, grandes, familiares, personales, materiales, espirituales, cuales fuera.

Tal vez no sientas un agradecimiento profundo en tu corazón, tal vez sea solo por cumplir (y lo más probable es así lo sea al inicio), hazlo igual. Dale tiempo, dale paz, dale tranquilidad, no tengas muchas expectativas, no esperes resultados inmediatos…. solo despierta mañana (y cada día por el resto de tu vida) y hazte “La Primera Pregunta del Día”.

Conforme pasen los días, las semanas, los meses tu corazón empezará a abrirse a la magnífica fuerza del espíritu, del agradecimiento y de la alegría. Podrás así, entonces, no solo lograr tus más grandes metas en la vida sino que tendrás la capacidad de disfrutar de ellas.

Para ser  realmente feliz la clave está en ser agradecido, realmente agradecidos.

Autor: Nelson Portugal – Consultor en desarrollo personal

Encuéntranos en: